fbpx

Cualquier momento es el momento perfecto para una postboda, así sea un año después del matrimonio y más aún si para hacerla visitamos uno de los lugares más lindos de Colombia, el Desierto de la Tatacoa. Majo y Javier se vistieron de nuevo de novios para recorrer con nosotros algunos caminos del desierto y no exageramos cuando decimos que se trató de toda una aventura pero sí que valió la pena, de principio a fin. Y es que si el resultado no hubiera sido tan gratificante también lo habría valido, solo por volverlos a ver a ellos dos y a su pequeño Matías y a su peludo Jacobo. De ese viaje llegamos felices, con imágenes que nos llenan el corazón y con tanta gratitud por tener la oportunidad de encontrarnos con personas como ellos en este camino.

COMPARTIR
COMENTARIOS